#tufloristería Flowerscence

#tufloristería
 
Seguimos con nuestra nueva serie, #tufloristería. 
Desde la escuela queremos contar como se está moviendo y destacando las floristerías de hoy, su motivación, inspiración, y todo lo que se refiere al arte floral. 

Recorreremos floristerías que se enfocan tanto en eventos como en el comercio minorista tradicional para poder entender la nueva floristería de nuestro país. 

Cada floristería tiene su carácter, y podemos aprender mucho de ello, este mes hemos estado en Mallorca, Islas Baleares, con Flowerscence.
 
¿Por qué quisisteis ser floristas? ¿Qué os atraía?
 
Arantxa: Lo que me atrajo de este mundo floral fue la belleza. Trabajando en un evento en la parte de hostelería, vi trabajar a floristas profesionales y me enamoré, realmente fue así, un gran flechazo. ¡Siempre había soñado con poder trabajar con dos de las cosas que más me gustan en este mundo, la naturaleza y la artesanía, y vi que… esta profesión podía encajar a la perfección! El hecho de trabajar con las manos me parece fascinante, la transformación de un producto para llevarlo a otro nivel y despertar emociones, poder jugar con texturas y colores, ir a pasear por el campo o por una playa y encontrar elementos inspiradores...todo este pequeño universo “creador” que estaba dentro de mí apareció gracias al mundo floral.

Silvia: Siempre me gusto trabajar con las manos, el dibujo y el color. Estudié estética, maquillaje profesional, cerámica artística, etc. pero nada me atrapó tanto como las flores. Trabajaba en una empresa de telemarketing y tuve la oportunidad de tener tiempo para darle una vuelta a mi vida, busqué escuelas de oficios artesanos y me topé con el arte floral, los trabajos que podía realizar, las diferentes texturas, los colores y como estaba ligado todo con nuestro entorno.
 

 

¿Cómo prepararse para trabajar en una floristería? 
 
Arantxa: Estudiamos en l'Escola Disseny Floral i Paisatgisme de Barcelona, y aprendimos la parte técnica, nociones de marketing, y en gran parte de los alumnos. Hablamos de márgenes de ganancia y como hacer presupuestos. Al principio no eres tan consciente de lo importante que es esta parte, pero si quieres ser emprendedor, no hay que perder apunte sobre este tema.

Silvia: Sentir que no era una intrusa en esta profesión, que tenía la preparación suficiente para ponerla en práctica a falta de experiencia y la importancia de seguir formándome para estar a la última en técnicas y estilos. Además, aprendí a valorar la creación y la mano de obra de nuestros trabajos y su personalización.

 

 

¿Qué hiciste después del curso? 
 
Arantxa:  Trabajar en floristería. Tuve la oportunidad de trabajar en una de las floristerías más prestigiosas de Madrid, Bourguignon por un breve periodo de tiempo. Más tarde conseguí un empleo en una empresa de eventos en Mallorca. Allí aprendí todo lo referente a este mundo, que me apasiona. Cómo plasmar las ideas del cliente u orientarle en el caso de que no las tenga, hacer presupuestos y mood boards, realizar las compras de las flores y otros materiales, trabajarlos, montaje de los mismos en el lugar ... realmente me sirvió para convertirme en una profesional y darme cuenta de que esta era la manera en la que quería relacionarme con las flores. 

Silvia: Porque tuve la suerte de conocer, gracias a Arantxa, una de las mejores floristerías de Madrid, Bourguignon, y oye, dos añitos que continué formándome con ellos, donde tuve la oportunidad de ser compañera y amiga de los mejores, Miriam y Alex, que también se formaron en l'Escola Disseny Floral i Paisatgisme de Barcelona y que a día de hoy son profesionales destacados y de Rocío con mi puesta a punto. Después de este tiempo, Arantxa me animó a trabajar en la temporada de eventos en Mallorca para Es Brot, la floristería donde conocí el frenesí de las decoraciones y a una buena amiga, Antonia.

 

 
¿Y ahora? 
 
Arantxa: ¡Y ahora, lo mejor! Soy la mitad de un proyecto llamado Flowerscence, un taller floral en Mallorca que se dedica prácticamente al cien por cien a deorar bodas y eventos en la isla. Tengo que decir que l'Escola no fue solo una fuente de conocimientos en mi caso, ya que a través de ella conocí a personas que han llegado a formar parte de mi vida de una manera muy activa. La primera persona con la que me crucé el primer día, camino a l'Escola catalana, fue mi actual socia, Silvia Domínguez, otra madrileña loca por este mundo. Así que esta pasión nos llevó a una amistad y más tarde a un negocio que progresa adecuadamente.

Silvia: Pues eso como has dicho Arantxa, ¿Ahora? A petarlo con Flowerscence, en Mallorca, que lugar, ¿verdad? Un espacio que nos permite crear las atmósferas más bonitas. Todo gracias a Arantxa, el impulso y la pasión de este taller floral donde puedo disfrutar de lo que siempre quise ser, una artista.